Analisis Virtual de un Anuro de Barro de Tairona, Colombia

Figura 1. Modelo experimental del anuro Kogi.

Roberto Velázquez Cabrera
Instituto Virtual de Investigación Tlapitzcalzin

(Borrador consultivo en proceso de afinación)
Primera versión, 16 de junio de 2004.

Introducción y antecedentes.

El objetivo de este artículo corto es presentar un análisis sonoro virtual de un aerófono globular de Tairona Colombia, que fue dado a conocer por el Dr. en etnomusicología Dale A. Olsen en un libro sobre Música de el Dorado (Music of El Dorado). Ese libro es importante, porque es el primero que incluye el análisis de un grupo importante de aerófonos antiguos. Incluye una metodología interdisciplinaria de análisis para explorar el objeto final del conocimiento musical, basada en cuatro modos/campos de análisis: arqueología musical, historia, iconología y analogía etnográfica.

Sobre la figurilla de la zona de los Kogi comenta que representa una rana o un sapo, con dos hoyos obturadores tonales, una embocadura de pico con la entrada del aeroducto en la frente de la cabeza del animal y la boca sonora en la parte inferior, en la garganta. En la leyenda de la foto 10.13 del libro (que es similar a la de la Figura 1) informa que su longitud es de 11 cm, su ancho 4 cm y su circunferencia 12.8 cm. Colección del Museo de Historia Natural de Chicago. Como otras ranas o sapos de Tairona (encontró 6) su diseño es muy realista. Cree que las líneas de la espalda representan la columna espinal, pero no se sabe si es rana o sapo, lo que considera importante, ya que viven y tienen significados diferentes. Hace diversos comentarios interesantes: que las ranas viven en el agua y el sapo vive en el agua y en la tierra, lo que lo hace un animal "transicional" y lo asocia al inicio de la época de la lluvia; Los anuros y las serpientes se asocian al renacimiento por su metamórfosis de su vida acuática a la aérea y; Los anuros son muy fecundos y los Kogi los asocian con la fertilidad, ya que simboliza el órgano sexual femenino "en estado agresivo", como las ranas devora insectos y larvas, así la vagina devora el pene y el Hombre Kogi ve con disgusto a las ranas. Se pregunta si las ranas o sus representaciones se usaron como protectores totémicos de espíritus o como amuletos musicales de fertilidad; una posibilidad es que se usen a las figuras de ranas como protección contra el veneno de algunas ranas (familia de Dendrovatidae), toxinas que algunos nativos usan en sus armas y las ranas se protegen con su excelente camouflageo en la vegetación de la jungla.

En red, el Dr. Olsen incluyó un conjunto de archivos abiertos de sonidos de "Music of el Dorado". Son relevantes, porque constituyen los únicos archivos abiertos en la red, para ser usados con fines no comerciales, de un conjunto importante de aerófonos antiguos. En la pista No. 38. "Tairona ceramic globular duct flute in shape of a frog or toad. Cano Collection" (o ¿del Museo de Historia Natural de Chicago?) se incluye el sonidos de la rana o sapo de Tairona. Ese sonido no se comenta o analiza en el texto del libro ni se relaciona con la información proporcionada sobre las ranas y los sapos, aunque se comenta que no se encontraron evidencias de que hayan utilizado alguna escala estándar, ni relaciones entre las formas escultóricas y los sonidos producidos.

Espectrograma del sonido de la pista 38

Este sencillo jercicio es para mostrar que la investigación sobre los artefactos sonoros antiguos se puede enriquecer si se incluyen las técnicas científicas disponibles para el estudio de su función sustantiva que les dio origen, como las acústicas y las de análisis de señales, en adición a las mediones de altura o F0 de los sonidos.

Por ejemplo, el sonido de la pista 38 se puede analizar espectralmente. En la Figura 2 se muestra el espectrograma del sonido que fue obtenido transformando el archivo en formato mp3 a wav y usando el programa Gram de Richard Horne. Se observa que el sonido es sencillo como los de la mayoría de los aerófonos globulares de una sola cámara, cuando tocan melodías, con su frecuencia fundamental F0 formando una greca rectangular escalonada, pero se nota que sus tres notas básicas (~ 790 Hz, 920 Hz y 1050 Hz ~ +/- 10 Hz) tienen armónicos y ruido y no se ven frecuencias registradas arriba de 8 kHz, por el tipo de micrófono utilizado, posiblemente como los usados para voz.


Figura 2. Espectrograma del sonido.

Estudios de anuros mayas de barro.

El caso se seleccionó porque se han hecho estudios de aerófonos mayas globulares dobles de barro en forma de anuros (batracios sin cola), en los que se encontró, entre otras cosas como los efecto de sus coros, que pueden generar sonidos muy similares a los de algunos de sus modelos de la naturaleza, mismos que se pudieron usar el las ceremonias o rituales del dios Chac, para llamar la lluvia:

Parece que en la zona maya y el resto de Mesoamérica la información histórica, arqueológica, iconográfica, etnográfica, etc. sobre las ranas y su uso ritual es más rica que la de Tairona. Se encontró que los sonidos de las ranas de barro mayas tampoco se ajustan a escalas musicales estándar, pero su tesitura general es de rangos cercanos, porque sus resonadores son de tamaño similar.

Análisis de los sonidos de un modelo experimental.

En este ejercicio se trata de ver si un modelo experimental (Figura 1) de la rana o sapo Kogi puede generar sonidos no musicales (en el sentido actual) semejantes a los que producen esos anfibios y sus representaciones en forma de aerófonos mayas. Para ello fue necesario construir varios modelos experimentales de barro. Como sólo se dispone de una vista superior del aerófono antiguo y no se conocen todas sus dimensiones organológicas, las réplicas experimentales no pueden ser exactas, pero son adecuadas para saber que tipo de sonidos pueden generar. La altura de los sonidos y su relación con las escalas musicales no es muy importante en este caso, si se tocan individualmente.


Figura 3. Espectrograma de un sonido complejo del modelo.

Porque el modelo usado tiene una sóla cámara resonadora, el sonido del espectrograma de la Figura 3 no es igual a los que pueden producir los aerófonos mayas dobles de barro, pero si es complejo con varias frecuencias cercanas y microtonalidades lo que hace que se asemeje un poco a los que generan algunos anuros. El sonido fue tocado muy suave para mostrar su delicadeza y suavidad, aunque puede ser más fuerte. Todos los modelos construidos en varios tamaños pueden producir sonidos similares aunque de diferente altura. El sonido se generó vibrando la lengua dentro de la boca al soplar, como se hace al producir el fonema "RRRRR" del idioma Español y abriendo un hoyo tonal. Ese sonido fuerte de la R no existe en varios idiomas y es uno de los que se aprenden a articular más tarde en el Español, como a los cinco años de edad. Si un niño de esa edad no puede producir el sonido fuerte de la "RRRRR" es probable que tenga un problema de articulación en el habla. Es posible generar otros sonidos complejos con esos aerófonos globulares con diferentes modos de excitación como el hacer que vibren las cuerdas vocales durante el soplado.

La potencia acústica radiada de estos modelos de aerófonos es baja, por lo que la intensidad percibida de los sonidos no es alta si se tocan individualmente y se escuchan a distancias considerables, pero si se tocan en un grupo, en campos cercanos y en espacios cerrados como cuartos, grutas, cuevas, etc., su efecto sonoro puede ser muy impresionante. Se ha visto que si los aerofonos se tocan en un grupo al mismo tiempo pueden producir batimentos infrasónicos, cuando sus dimensiones son cercanas pero no iguales. Los batimentos muestran una gran diferencia entre el concepto de la música antigua y la moderna. Mientras que en el pasado actual los batimentos eran apreciados y usados, en la actualidad no, ya que los instrumentos musicales modernos se afinan precisamente para evitarlos y hasta los llaman disarmonias. Esos batimentos infrasónicos o sonidos fantasmas (porque se generan dentro de su cerebro) pueden generar efectos especiales en la salud física y mental y producir estados de conciencia especiales en las personas. Por ello es posible que los coros de sonidos fantasmas hayan sido usados para propósitos religiosos, de salud, chamánicos y hasta mágicos.

Es interesante saber que las ranas y los sapos también eran representados en el sur de continente y confirmar que podían imitar a los seres de la naturaleza representados en su iconografía tridimensional. No se sabe si los Kogi hacían ceremonias al dios de la lluvia ni si utilizaban en ellas esos sonidos complejos en otros ritos, como aun los usan los chamanes en sus rituales, generados por niños descendientes de los antiguos Mayas, pero es seguro que en Tairona conocían los cantos de las ranas y su íntima relación con las lluvias y el agua como todos los pueblos que han vivido cerca de las selvas aun no contaminadas o arrasadas.